Fuente:         I.- http://www.filmaffinity.com/es/film629789.HTML (última consutal 05/04/2016)

                     II.- http://www.derechoenzapatillas.org/2015/oscars-legales/  (última consulta

                          05/04/2016)

                     III.-  http://www.parainmigrantes.info/ciclo-de-cine-latinoamericano-luna-de-avellaneda/

                          (última consulta 02/04/2016).

Título original:  Luna de Avellaneda

Año:                  2004
Duración:          140 min.
País:                 Argentina
Director:          
Guión:              Juan José Campanella, Fernando Castets, Juan Pablo Domenech
Música:             Ángel Illarramendi
Fotografía:        Daniel Shulman
Reparto:            Ricardo Darín, Eduardo Blanco, Mercedes Morán, Valeria Bertuccelli, José Luis López Váz-
                          quez, Daniel Fanego, Silvia Kutika, Atilio Pozzobon.
Productora:       Coproducción Argentina-España
Género:             Drama

Fuente:               http://www.filmaffinity.com/es/film629789.HTML (última consutal 05/04/2016) 

Sinopsis:           Un club de barrio, Luna de Avellaneda que se enfrenta, para su subsistencia, a las nuevas
                          necesidades del barrio en el que se asientan sus instalaciones sociales y sus propios  aso-
                          ciados, ante todo, vecinos del barrio. Nuevos tiempos que han hecho caer en desuso vie-
                          jas prácticas de socialbilidad con las que los argentinos se relacionaban durante la según-
                          da mitad del siglo XIX y primera del XX. Se fue la Argentina de la  bonanza,  bañada  con
                          periódicas crisis económicas, con la Argentina actual, la del "corralito", la que  lucha  con-
                          tra la inagotable saciedad de los "fondos buitre". Aquella sociedad de progreso que se re-
                          flejaba en los 8.000 socios del club y la actual, manifestada en apenas 200 socios, que se
                          veían obligados a aparcar los valores que habían movido a aquellos "tres gallegos" funda-
                          dores a poner en marcha el proyecto.  Sentimiento, mantener viva la colectividad,  frente
                          a realidad, que la venta de sus terrenos reportara a los socios 200 puestos de trabajo. La
                          llamada a conserva un bien de todos, que parece prender entre los presentes a la asam-
                          blea general de socios, se diluye

UA-21500815-2